Herramientas Diagnósticas

Para tratar la arritmia lo más importante es poder identificarla correctamente.

En los últimos años se han desarrollado múltiples herramientas como relojes, teléfonos, camisetas capaces de registrar el electrocardiograma… También existen diversas herramientas ya más habituales como el Holter y otros dispositivos implantables. Todos ellos nos permiten en mayor o menor medida conocer orientativamente qué alteración eléctrica está afectando al corazón.

Algunas Herramientas

Dependiendo de su mecanismo de acción principal, los clasificamos en diferentes tipos:

  • Holter: La electrocardiografía ambulatoria o Holter de electrocardiografía es una prueba de diagnóstico cardiológico que consiste en la monitorización ambulatoria del registro electrocardiográfico por un tiempo prolongado, habitualmente veinticuatro horas, en una persona que está en movimiento. Se nombra así por el biofísico Norman Holter que estableció las bases de la monitorización cardíaca en 1949.

  • Electrocardiógrafo: Se trata de un dispositivo que se coloca en el pecho y tiene forma de cinta contínua. Se utiliza para obtener un electrocardiograma, que es la representación gráfica de la actividad eléctrica del corazón en función del tiempo. Es el instrumento principal de la electrofisiología cardíaca y tiene una función relevante en el cribado y diagnóstico de las enfermedades cardiovasculares, alteraciones metabólicas y la predisposición a una muerte súbita cardíaca. También es útil para saber la duración del ciclo cardíaco.

  • Electrodos: Son la base de muchos dispositivos y tienen diversos usos. Por ejemplo, a la hora de realizar una ergometría, una prueba diagnóstica que consiste en realizar un registro del electrocardiograma durante un esfuerzo controlado, mediante la colocación de unos electrodos adhesivos en el pecho (rasurado si es preciso).

Holter, dispositivo no implantable.