El Lavado de Manos

Si piensas que lavarse las manos es solo una cuestión de educación, quizá debamos reconsiderar lo que sabemos sobre higiene. Los seres humanos nos tocamos inconscientemente la cara hasta 15 veces cada hora. Esos contactos con los ojos, la nariz y la boca son el vector que utilizan microorganismos como la Salmonella, los adenovirus o la E.Coli para entrar en el organismo. Lavarse las manos reduce el riesgo de contraer infecciones respiratorias entre un 16 y un 21%, y reduce la incidencia de enfermedades del aparato digestivo que producen diarrea en un 31%.

Otro aspecto a tener en cuenta: el gel antibacterias común está hecho de Triclosan, y varios estudios han demostrado que la sustancia no solo no reduce de manera significativa las poblaciones de bacterias, sino que en algunos casos aumenta su resistencia, motivo por el que se ha prohibido en Estados Unidos y la Unión Europea.

El CDC recomienda usar geles antibacterias con al menos un 60% de alcohol, pero establece que en ningún caso son mejores que el agua corriente y el jabón de toda la vida. La razón es que no eliminan todas las bacterias, y tampoco limpian algunos contaminantes no biológicos, como los metales pesados o los pesticidas.

Ámbito Sanitario

Los profesionales sanitarios, tenemos (aparte de nuestra propia salud) la responsabilidad extra de la salud de nuestros pacientes. Una mala higiene puede dar lugar a cualquier infección bacteriana, con lo cual debemos asegurarnos por nuestro bien (y el de nuestros pacientes) de seguir unas pautas a la hora de desarrollar nuestra labor santaria.

Toda precaución es poca. Igual que después de cada comida se debe realizar una buena higiene bucal, al terminar de ciertos actos ‘sucios’ hay que lavarse las manos: después de ir al baño -siempre, aunque sea el propio-, al acabar la jornada laboral, después de toquetear billetes (un estudio de la Universidad de Oxford acaba de revelar que el papel moneda que circula por la zona euros tiene de media 26.000 bacterias por billete). Tras estornudar o toser cuando se tape la boca, se entiende; tocar mascotas (Estas se arrastran por el suelo y contactan todo tipo de desperdicios), e incluso después de manipular alimentos crudos, como por ejemplo la carne, un huevo o una lechuga con pesticidas.

Hay que ser especialmente meticulosos y escrupulosos antes de comer, de tocarse la boca o los ojos. Cuidado también con moderse las uñas con las manos sucias.

Cómo Proceder

La manera correcta de lavarse las manos nos llevaría a cabo un minuto aproximadamente. A continuación, os dejamos un video explicativo de como hacerlo de la manera apropiada. Esperamos que os sea útil.