La Sala de Electrofisiología es el lugar donde se realizan los estudios electrofisiológicos cardiacos y las ablaciones con catéter.

Consta de:

  • Una mesa de cardiología intervencionista, donde el paciente permanece cómodamente tumbado.
  • Un equipo de rayos X (fluoroscopia) que permite ver en tiempo real la posición y movimiento de los catéteres en el interior del corazón. Con fluoroscopia la visualización del corazón es reducida, por lo que en algunos casos conviene complementar la ablación con sistemas de navegación.
  • Un polígrafo de electrofisiología, que tiene la capacidad de registrar de forma continua el electrocardiograma del paciente junto a las señales eléctricas recogidas por un número variable de catéteres, previamente introducidos en el corazón a través de una vena o arteria (generalmente por punción en la ingle) para ser colocados en los puntos de máximo interés.
  • Un estimulador, que genera pequeños impulsos eléctricos indoloros, similares a los que proporciona un marcapasos, que llegan al corazón a través de los catéteres con la intención de estudiar el sistema eléctrico del corazón, para provocar en el paciente la taquicardia que se pretende “estudiar de cerca”, o bien eliminar. El estimulador también se puede usar como marcapasos temporal en caso necesario.
  • Un generador de radiofrecuencia, que emite corrientes de radiofrecuencia que a su vez producen calor en la zona de contacto con la punta del catéter de ablación, de esta forma se consiguen “quemar” zonas clave que originan o mantienen las taquicardias.
  • Otros dispositivos y materiales propios de una sala de cardiología intervencionista.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies