CardioRed1, o cómo los profesionales pueden revolucionar la forma de trabajar

Julián Pérez-Villacastín, director de CardioRed1 y jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Clínico San Carlos. Foto: SERGIO GONZÁLEZ VALERO

CardioRed1 nació en 2018 como un proyecto de colaboración de cuatro hospitales para mejorar la atención a la patología cardiovascular. Los resultados son claros: funciona.

CardioRed1 nació en 2018 como un proyecto de colaboración de cuatro hospitales para mejorar la atención a la patología cardiovascular. Los resultados son claros: funciona.

Hace seis años, cuatro hospitales madrileños (Clínico San Carlos, Fuenlabrada, Príncipe de Asturias y Severo Ochoa) que daban cobertura a más de un millón de personas firmaron un pacto mediante el que buscaban mejorar la atención a la patología cardiovascular. Implicaron a atención primaria (43 centros) y al Summa 112, y más de 60 profesionales se pusieron a trabajar para cuidar los corazones de su población de referencia. Nacía así CardioRed1, un proyecto colaborativo de abajo arriba, ya que fueron los profesionales los encargados de sacarlo adelante, y que hoy tiene unos resultados que podrían calificarse de impresionantes.

«Crear algo como CardioRed1 parece lo más lógico del mundo, porque todos conocemos las ventajas de trabajar en red, pero es muy difícil», afirma Julián Pérez-Villacastín, director de CardioRed1 y jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Clínico San Carlos. Cita el cardiólogo a Rafael Bengoa cuando dice que «los cambios que más valor dan a la sanidad son los organizativos, que además no cuestan mucho dinero».

Ahora, CardioRed1 atiende a 1,2 millones de personas y ha implicado a 400 profesionales, porque «la cultura de la colaboración se fue contagiando de los médicos a las enfermeras, y del hospital a la primaria y a las emergencias extrahospitalarias, hasta ser un entramado que ya funciona solo». Y seguirá creciendo, porque más hospitales se sumarán a la red (el de Móstoles está en proceso) y porque «la Consejería de Sanidad está de acuerdo en los beneficios que aporta crear áreas cardiológicas: no todo el mundo tiene que hacer de todo, no tiene sentido cuando hay hospitales con profesionales hiperespecializados en ciertas patologías».

Entrevista realizada por Rosalía Sierra. Puedes leer el artículo original, en Diario Médico.

Si te ha gustado está publicación, no te olvides de compartirla en tus redes.

Archivado en:

Contenido similar que podría interesarte: